Tiempo de lectura: 4 minutos

Si estás incursionando en el mundo de la plomería, hay repuestos que no podrán faltar en tu valija para que no pierdas tiempo y puedas optimizar tu trabajo.

Algunos materiales tienen una vida útil más corta que otros por eso, todo plomero sabe que se frecuentan algunos tipos de inconvenientes con elementos determinados. Para acudir a un llamado de urgencia para una reparación de plomería básica es importante conocer qué piezas suelen dañarse con más facilidad para estar listos para solucionar cualquier inconveniente en el momento.  

Top 5 de repuestos de plomería más usados.

Flotador: ¿Problemas en el inodoro? Este repuesto funciona como un medidor de nivel de agua en el tanque de un sanitario. Cuando el líquido alcanza cierta altura, este detiene el llenado del tanque. Al ser usado con muchísima frecuencia, este elemento se desgasta y deja de regular el nivel del agua haciendo que no cargue o lo haga de más y pase el nivel del sanitario. En líneas generales, es una reparación que en cada hogar se debe hacer cado dos o tres años.

Válvula de goma del cierre a compresión de las canillas: El famoso “cuerito” es otro de los elementos que se dañan fácilmente por la cantidad de veces que abrimos y cerramos las canillas a presión, ya sean del baño o de la cocina. Si una canilla gotea, es probable que haya que cambiar el “cuerito” que no es más que una válvula de goma que, de estar gastada, va a hacer que el agua que se consuma aumente. Si bien es una reparación simple, habrá que cortar el agua para poder hacerla.  

Sifón: es un objeto curvo que se encuentra debajo de las bachas y los lavabos. Pueden dañarse por estar en contacto con diferentes cuerpos como restos de comida en el caso de la cocina o pelos en el baño, por ejemplo. La curva inferior permanece permanentemente con agua para oficiar de “tapón” contra los malos olores provenientes de las cañerías de desagüe pero si se daña, puede gotear. En algunos casos también se recomienda su cambio para evitar olores.

Cinta selladora de teflón: Su correcta colocación impide fugas de agua. Es indispensable en la caja de herramientas de cualquier plomero. Su función es adherirse alrededor de las roscas de las tuberías antes de ser atornilladas en su lugar para impedir el deterioro por la frecuencia con la que se enrosca y desenrosca. Están hechas de politetraflouroetileno que está compuesto por dos átomos de flúor por cada átomo de carbono lo que implica que rechace cualquier otra molécula que trata de acercársele y hace que no se le pega nada.

Tornillos y Destornilladores: existen de distintos tipos y tamaños. Los tornillos pueden ser de diversos materiales entre los que se destacan los de plástico y los de acero. Se usan para ajustar un elemento a una superficie determinada. Es común que se dañen debido a la fuerza a la que son sometidos. Los destornilladores son herramientas que se usan para apretar los tornillos y poseen distintas puntas (plano o estrella) para tornillos con cabeza plana o con cabeza estrella. Pueden ser necesarios, por ejemplo, en la plomería de baño para fijar un inodoro al piso ya que por el paso del tiempo y debido a la humedad de este ambiente en particular puedan oxidarse y hacer que éste tenga se mueva. Su uso también es frecuente en la colocación de accesorios como toalleros, jaboneras y portarrollos.

Si contás con los repuestos adecuados en tu valija podrás llevar a cabo arreglos sin perder el tiempo en conseguirlos o esperar que abra la ferretería para obtenerlos y brindaras un excelente servicio de plomería. Con herramientas de uso manual obtendrás un mayor nivel de precisión y no necesitarás electricidad para hacerlas funcionar. Además, como son pequeños suelen ser livianos y podrás transportarlos con facilidad.

 Natalia Vivas

Facebook Comments