Tiempo de lectura: 4 minutos

Cada vez que el verano está por llegar, quienes consideran que los perros son parte de la familia comienzan a preocuparse para que el integrante cuadrúpedo no sufra las consecuencias del calor que son bastante habituales en cachorros, perros mayores, perros de pelo largo o perros con problemas de obesidad.   

Signos de que tu perro tiene calor

Si por el calor notas que la actividad de tu perrito disminuye, jadea o respira muy fuerte y agitado, tiene calor. Si a estos síntomas le sumás vómitos o diarrea, taquicardia y el cambio de color de su lengua, es posible que esté sufriendo un golpe de calor.

En esos días de calor insoportable, para ayudar a tu perro a no sufrir tanto las altas temperaturas, podés mojarle la cabeza, las axilas o la ingle (igual que las personas cuando tienen fiebre) o darle un baño con agua tibia para ayudar a que baje la temperatura corporal. Si los síntomas del golpe de calor se extienden, es recomendable que lo lleves rápidamente al veterinario para evitar que se deshidrate y para descartar otros daños en su organismo.

Razas de perros más propensas a sufrir un golpe de calor, ¿cuáles son los perros que más lo sufren?

Las razas de perros braquicéfalas (cuyos cráneos crecen a lo ancho) como el Pug, el Bulldog (francés e inglés) o el clásico Pequinés poseen como característica general que tienen dificultades para respirar y que sufren mucho del calor ya que no cuentan con la capacidad de enfriar el cuerpo como corresponde. Algo similar sucede con el Cavalier King Charles Spaniel que, por su hocico corto, se le dificulta la respiración y, además, es propenso a engordar lo que no ayuda para nada en épocas veraniegas.

El Chow Chow es otra raza que hay que cuidar de las altas temperaturas debido a su gran cantidad de pelo y su preparación genética para habitar ambientes nevados o de baja temperatura. Al tener dos capas de grasa en su cuerpo, es muy posible que tengan calor. Sin embargo, una forma de solucionarlo puede ser cortarle el pelo al ras (no pelarlo) y dejarlos en un ambiente fresco.

Entre los perros que más se destacan por sufrir el calor, también están los Boyeros de Berna, conocidos por sus habilidades para pastorear ovejas o cabras en la nieve que, cuando son sacados de su hábitat natural lo padecen muchísimo.

Además, las razas como el Husky Siberiano, el Malamute de Alaska, o aquellas que son propias de zonas frías, necesitan cuidados especiales como no salir durante las horas de sol, aire acondicionado para estar frescos y cepillados diarios para eliminar residuos de pelaje.

¿Cómo proteger a tu perro del calor?
5 consejos para proteger a tu perro

  1. No cortarle el pelo a tu perro sin consultar con su veterinario. Su pelaje oficia de aislante tanto en verano como en invierno y, lejos de que se mantengan frescos, al cortarlo podés ocasionarle más calor o incluso que los rayos del sol lo hagan mal a la piel.
  2. Los paseos de tu perro siempre son importantes pero en esta época del año es necesario acomodar los horarios  a los momentos  más frescos del día, hacer recorridos más cortos con mayor frecuencia  y, si van con paseador, pedirle que le moje la cabeza para evitar que se insole y recordarle que le ofrezca agua para impedir que se deshidrate.
  3. Cuidá su hidratación y mantené siempre su agua limpia y fresca. Para mejorar el nivel de ingesta de líquido (y evitar que se deshidrate) también podes ofrecerles hielo, caldo casero sin sal agregada o frutas como la manzana (sin las semillas que son altamente tóxicas) o pedacitos de melón que tiene gran contenido de líquido y, seguro, le agradará.
  4. Nunca dejes a tu perro encerrado en el auto mientras haces compras. Es mejor que baje a hacerlas con vos o que se quede en casa.
  5. Si tu perro está en el exterior, (un jardín, patio o parque) asegúrate que tenga un lugar con sombra para poder refugiarse del sol y que nunca le falte agua fresca.

Natalia Vivas

Facebook Comments