Tiempo de lectura: 4 minutos

El diseño ofrece múltiples opciones a nivel profesional. Estar atentos a las nuevas tendencias, desarrollando la creatividad y el ingenio para destacar, será la clave para un ámbito lleno de oportunidades.

Los diseñadores gráficos conceptualizan y elaboran artes o materiales visuales. Son profesionales que se dedican a crear diseños novedosos para comunicar mensajes o ideas de una manera única, atrayendo la atención de un vasto público de usuarios. Así, la información contenida en libros, revistas, publicidades, películas, empaques, afiches, logos, anuncios y medios digitales (tales como páginas web), se vuelve efectiva, con un matiz que va más allá del fin artístico, abarcando una funcionalidad comercial.

Es importante saber que la tarea de un diseñador traspasa la frontera de realizar dibujos diversos, como una parte de las personas tiende a pensar. El trabajo, en ese sentido, es mucho más complejo e intervienen diversas habilidades y conocimientos específicos para poder ejecutarlo de la mejor manera.Al comunicar visualmente una idea, el arte, los colores, el motivo y lógicamente, al conocer el público al que va dirigido el mensaje, los diseñadores se transforman en una pieza fundamental del engranaje del cual toda organización.

¿Qué habilidades posee un diseñador gráfico?

Para ser un diseñador gráfico se necesita ser creativo, detallista y organizado. Requiere de tiempo y horas de vuelo. La capacidad de diseñar se adquiere y cultiva con la práctica, no es algo innato. Pero ante todo, los conocimientos que se vayan a incorporar, propios de la carrera, se presentarán como la base necesaria para desarrollar las capacidades que permitan convertir a un estudiante en un verdadero diseñador.

Algunas de estas habilidades a desarrollar y aprender son:

  • Generar ideas creativas y originales, convirtiendo la mente en un espacio creativo que genere soluciones a quien lo requiera.
  • Comprender los colores, formas, estructuras y la importancia de cada una, para lograr un diseño que genere emociones.
  • Dibujar de forma clara y precisa empleando diferentes técnicas.
  • Desarrollar un ojo crítico, auto crítico y ser muy detallista con cada trabajo.
  • Transformar los conocimientos gráficos, editoriales, audiovisuales y publicitarios en diseños creativos que capten la atención de quien los vea.
  • Expresarse correcta y fluidamente de forma oral y escrita.
  • Desarrollar la capacidad de trabajar en equipo o de manera individual en diferentes proyectos.
  • Manejar complejos programas de diseño digital así como diagramación, montaje, computación gráfica y mantenerse actualizado en todos estos contenidos.
  • Desarrollar habilidades empresariales y de marketing.

El estudio del diseño gráfico abarca muchas temáticas. Dentro se encuentra, por ejemplo: el aprendizaje de la tipografía, la ilustración digital y tradicional, la fotografía, pintura, escultura, figuras en 3D, arte urbano, diseños interiores e industriales. Como así también: crear eslogan de marcas, publicaciones en redes sociales en nombre de una empresa, arte, color, estructuras, historia, publicidad, comunicación, estética, impresión, dibujo, administración, costos, mercadotecnia, empaque, vídeo, manejo de programas y muchas áreas de preparación especial para que los diseños sean innovadores, acordes a las demandas del mercado.

Lo cual implica, para cualquier persona interesada en el rubro, volverse el mejor amigo de la tecnología (laptops, Tablet, iPhone, iPod, internet, videojuegos, teléfonos celulares, GPS, memorias USB, entre otros). Porque, en todos los casos, significa estar actualizado con la gran variedad de estos elementos. Con ellos, sin duda, es que el diseñador establece un lazo de compromiso: la tecnología como herramienta, puente e instrumento de progreso en cualquier área de estudio o trabajo.

¿Dónde se desarrollan?

El diseñador gráfico tiene varias opciones en el ámbito laboral. En cuanto a la metodología de trabajo, puede desarrollarse directamente para alguna empresa (en diversas industrias,  tales como: el cine, la televisión, los medios digitales – páginas web, redes sociales-, editoriales, revistas, periódicos, empresas de diseño y por supuesto, el área publicitaria)  como ilustrador, diseñador web, periodista visual y director creativo, entre muchos otros cargos a los que pueden acceder, dependiendo de la experiencia.

Sin embargo, lo que se ha vuelto muy popular es el trabajo independiente o como muchos lo conocen, freelance. El diseñador gráfico se puede desarrollar por cuenta propia, buscando sus clientes y haciendo valer su nombre dentro de la industria.

Actualmente, las plataformas digitales se han transformado en una oportunidad para toda a el área del diseño, permitiendo compartir portfolios y proyectos con clientes de todas partes. Dentro de esta tendencia se inscribe Big Blue People, una app que concentra un mercado seguro, conectando usuarios con profesionales.

En resumidas cuentas, para ser un diseñador gráfico se necesitan muchos más conocimientos y habilidades que ser meramente creativo y saber dibujar. Hay que tener la capacidad de poder relacionarse efectivamente con clientes, tener la flexibilidad suficiente para adaptarse a las demandas, aceptar las críticas y lo importante, ser lo suficientemente astuto como para desarrollar un criterio autocrítico que permita entregar siempre el mejor producto.

Facebook Comments