A todos nos gusta sentir la relajación que nos brinda un buen masaje, sentir como nuestros cuerpos liberan endorfinas y disfrutar de los beneficios que producen en la circulación sanguínea. Después de hacer deporte, un masaje también ayuda a “desarmar” posibles contracturas musculares ocasionadas por el esfuerzo físico y aliviar el dolor aunque también pueden, simplemente, realizarse para ayudar a bajar la tensión originada por el ejercicio.

En estos casos, el masaje se centra en las partes ejercitadas ya sean los brazos, el abdomen, las piernas o, incluso, los glúteos. Es decir que luego de cada entrenamiento, debe ser aplicado en las zonas de mayor impacto consecuentes del ejercicio para reducir las tensiones tanto musculares como articulares.

man massaging woman's body

Si bien los masajes, mejoran la función vascular incluso de las personas que no han practicado deporte, entre sus múltiples beneficios se destacan la mejora de la circulación y el alivio del dolor muscular después de una práctica. Sin embargo, hay quienes consideran que los masajes deben realizarse tanto después como antes del entrenamiento ya que cuidar el tejido muscular sirve para prevenir roturas como, por ejemplo, desgarros y distensiones.

Para que este tipo de masajes colaboren con la recuperación, deben llevarse a cabo aproximadamente entre 40 minutos y una hora después de finalizado el entrenamiento deportivo o la competencia. Su función será colaborar a eliminar toxinas y contracturas generadas por el esfuerzo muscular y mejorar la circulación en los músculos trabajados. Estos masajes, además, reducen posibles inflamaciones de los tejidos y disminuyen la rigidez muscular colaborando así a prevenir posibles lesiones ya sea en músculos o en articulaciones.

Si vas a realizarte un masaje, asegúrate que el fisioterapeuta sea un profesional competente que cuente con los conocimientos necesarios para hacer que tu cuerpo se sienta mucho mejor. En la plataforma de Big Blue People, podrás encontrar profesionales calificados que sepan lo que están haciendo, especialistas que ayuden a que tu cuerpo note cómo esta práctica colabora a mejorar tus movimientos, tu destreza y tu elasticidad.

Siempre hay que tener en cuenta que al momento de realizarnos cualquier tipo de tratamiento en nuestro cuerpo, debe ser llevado a cabo por un profesional que haya estudiado sobre las técnicas o métodos que aplicará, su frecuencia y la anatomía humana ya que, de no hacerlo, lejos de beneficiarnos, puede generar daños tanto en los músculos como en articulaciones con un simple mal movimiento. Hacer que siempre sea el mismo profesional quien nos realice este trabajo hará que conozca mejor nuestro cuerpo y nuestras necesidades mientras que nosotros confiaremos cada vez más en que estamos en las mejores manos lo que, sin dudas, colaborará a que ese masaje sea aún más relajante y podamos disfrutarlo más.

Otro de los beneficios de los masajes post deporte, es que reducen la intensidad del dolor muscular los días posteriores al ejercicio por lo que se recomienda que quienes comiencen con una nueva actividad física después de mucho tiempo sin hacer ejercicio o comienzan a ir al gimnasio, contemplen realizarlos para que su recuperación sea más efectiva y no tengan que disminuir la frecuencia por los dolores clásicos que se experimentan después de los primeros esfuerzos o hasta que los músculos se acostumbran.

Natalia Vivas