El 2020 nos recibió con uno de los veranos más calurosos de los últimos años y con un posible aumento de tarifas siendo la luz una de las que más preocupan a los argentinos. Hoy todo (o casi todo) lo que usamos requiere energía eléctrica para funcionar y dentro de todos los electrodomésticos el aire acondicionado es el más problemático debido al alto consumo que requiere para funcionar.

Buena parte de la población cuenta con un aire acondicionado ya sea última generación (los más eficientes energéticamente), con algunos años o tal vez reparados ya que al experimentar aumentos de temperatura todos los años es una inversión lógica para todo hogar, pero nunca se tiene en cuenta el gasto a largo plazo. En 22° un aire promedio consume alrededor de 1200 kilowats por hora lo que se traduce a valores actuales en casi $5 pesos en dicha cantidad de tiempo, es decir que utilizándolo durante un día entero un aire acondicionado estaría consumiendo aproximadamente $120, por lo que en el transcurso de un mes el uso del equipo pasaría a costar $3.600. Sumado al consumo de otros electrodomésticos necesarios como la heladera, la computadora o la propia iluminación del hogar, el gasto por energía eléctrica se transforma en un monto significativo para sostener en el tiempo.

Para evitar estos sorpresas a la hora de pagar las cuentas podés implementar estos consejos, usar tu aire de manera eficiente y reducir algunos costos.

Consejos para  ahorrar con tu aire acondicionado en verano.

1) Fijate en la etiqueta (eficiencia del aire): Muchos de estos equipos son los que se denominan “electrodomésticos vampiro” debido al alto consumo de energía eléctrica que realizan en poco tiempo. Para evitar sufrir con este tipo de electrodomésticos es necesario verificar su eficiencia. Un truco es ver su etiqueta  y verificar que nuestro aire tenga una A o A+, lo que implica que su índice de eficiencia energética es superior a los equipos que no lo poseen o son de clase B o C. Es posible que un equipo que de otra categoría tenga un menor costo, sin embargo el tanto el consumo como el gasto mensual serán más significativos a largo plazo.

2) Establecer una temperatura de uso promedio en relación a la temperatura ambiente: Es un errar común colocar temperaturas muy bajas en verano y muy altas en invierno para ambientes cuyo tamaño no requiere tanta energía.  Lo importante es mantener el ambiente a una temperatura agradable y no sentir que se está en el polo en verano, por eso, la temperatura ideal para el interior es de entre 24° y 26°. Tener en cuenta que por cada grado que bajemos estamos consumiendo aproximadamente un 8% más de energía nos hará reflexionar a la hora de bajarle la temperatura al equipo de aire acondicionado.

3) Limpiar los filtros del aire acondicionado: Los filtros sucios aumentan un 10% el consumo de energía ya que el motor debe hacer el doble de trabajo para poder liberar el aire. Para poder ahorrar energía y evitar problemas ajenos al consumo es indispensable mantener los filtros limpios y en buenas condiciones ya que de lo contrario estamos exponiendo al equipo a un mayor desgaste a mayor velocidad. Si te interesa conocer más sobre este tema y obtener más información hacé click y entérate todo sobre cómo cuidar tu aire acondicionado.

4) Acondicionar el ambiente: Un mal aislamiento del ambiente puede hacer que necesitemos de un uso excesivo del aire. Ventanas abiertas y persianas arriba hacen que el espacio se caliente generando una lucha entre el frio artificial y el calor del exterior. El simple hecho de cerrar ventanas o correr cortinas va a mejorar la temperatura del interior y hacer que nuestro consumo eléctrico sea menor.

5) No depender solamente del aire: Siempre es buena idea ayudarse de otros aparatos de menor consumo para combatir las grandes temperaturas, tener instalados ventiladores de techo o de pie pueden lograr que apaguemos nuestro frio/calor y podamos estar más tranquilos con nuestro consumo diario.

6) Evitar usarlo por las noches: Al no tener incidencia de los rayos del sol, la temperatura disminuye por las noches y con ella también se reduce nuestra necesidad de tener el aire acondicionado prendido a todas horas. Podes ventilar tu casa por las noches evitando un encierro permanente y dejar descansar a tu unidad refrigerante. Es muy importante que la ventilación del hogar se haga por las noches, donde la temperatura disminuye y no entrará aire tan caliente como durante las horas del día para que el ambiente quede más fresco y no sea necesario encender el equipo de aire acondicionado desde temprano la mañana. Si bien lo habitual es abrir las ventanas durante el día, cambiar esta modalidad durante los veranos hará que nuestro hogar no se caliente tanto.

7) Si tu equipo cuenta con “modo eco” puede disminuir hasta un 30% el consumo energético, preguntar sobre esta tecnología antes de comprar el vendedor y aprender a utilizarlo (por más simple que parezca) puede ser la base del ahorro.

8) Consultar con un profesional qué equipo adquirir: calcular las frigorías necesarias para climatizar un espacio puede no ser tan sencillo como parece y elegir un equipo muy grande o muy chico puede generar gastos innecesarios. En la plataforma de Big Blue People encontrarás técnicos de aire acondicionado e instaladores profesionales que podrán ayudarte con tu selección.  

Conocé más sobre qué son las frigorías y cómo seleccionar tu aire acondicionado.

Natalia Vivas