En países como Argentina es muy frecuente toparse con presentaciones de paseadores de perro por la calle, en kioscos e, incluso, pegadas en los postes o en los semáforos en cada esquina. También es habitual cruzarlos por la calle conduciendo una manada o en la plaza haciéndolos jugar y sentirse libres al menos por un rato pero, ¿cómo eligen al mejor paseador?

La mayoría de las veces, un paseador de perros obtiene nuevos clientes por recomendación, así que el primer consejo es: tratá bien a tus clientes, ellos están confiando una parte importantísima de su vida al permitirte que pasees a su perro y te tienen confianza así que no lo arruines. Sin embargo, en este punto aparece la primera disyuntiva ¿quién es tu cliente?, ¿el perro o su dueño? Y la respuesta más acertada es ambos. ¿Por qué? Porque mientas vos estás caminando o haciendo jugar a “Firulais” y compartiendo tiempo con él, su dueño será quien te pague al terminar la jornada, la semana o el mes por lo que deberás cuidar de que el can llegue sano y salvo a casa siempre y avisar en caso que hayas notado algo extraño en el animal. Puede que corriendo o saltando caiga y pise mal, puede entrarle una basurita e irritarle un ojo o, simplemente, el animal puede estar descompuesto; cualquiera sea el caso será importante que le avises a su dueño qué sucedió, cómo actuaste y qué recomendación le harías en función de la gravedad de la situación o el tiempo máximo de espera para visitar al veterinario para evitar problemas mayores. Es importante recordar que los perros son parte de la familia y que, como todo miembro que tiene sus actividades fuera de la casa, pueden acontecer situaciones que no estén ligadas a la negligencia del paseador sino que al mero acto de vivir por lo que, si un dueño te increpa o se enoja con vos por algo que no fue tu responsabilidad, lo mejor será que le expliques con calma la situación y que estás haciendo tu mejor esfuerzo para que el perro se sienta feliz durante sus paseos y esté saludable.

Otra cosa que debés tener presente es que todo perro, sin importar lo bien que se porte, debe ir a pasear con correa y, si tiene una conducta más dominante, tal vez sea buena idea ponerle bozal para evitar que lastime a otros miembros de la manada. Estos dos puntos resultan de máxima relevancia, principalmente, porque si estás paseando a tu manada y tenés la suerte de cruzarte por casualidad con el dueño de alguna de las mascotas, tendrás un problema. En primer lugar porque sea o no su perro el que pasea solo, podrá pensar que cualquier perro con buen comportamiento podría ir suelto, perderse o tener un accidente y eso es malo, muy malo, y mucho peor si es su propio perro el que va sin correa por la vía pública. Además, pasear a un perro suelto siendo paseador es infringir, entre otros, el decreto 1972/2001 de CABA sobre tránsito y paseo de perros en espacios públicos y la ley 451 del Régimen de Faltas de CABA lo que podría hacer que seas multado.

El bozal, que puede sonarle mal al dueño de esa mascota, es para cuidar tanto su la integridad física como la de sus compañeros de manada. Muchas veces se cree que un caniche nunca irá a morder a un rottweiler por estar en inferioridad de condiciones o que por tener una mordida más pequeña no podría lastimar a otro animal, pero si el perro tiene mal carácter, no fue bien entrenado o tiene una personalidad dominante, vas a evitar problemas. Nadie quiere que dos perros comiencen a morderse por algo que podría haberse evitado y usar este pequeño artículo puede servir para prevenir grandes problemas sin importar el tamaño del perro. Explicarle al dueño los motivos de su uso en cada caso particular, y hacerle ver que también es para el bien de su propia mascota ayudará a que cedan en tu decisión.

selective focus photography of brown and black yorkshire terrier puppy

Si sos un paseador de perros responsable y querés ampliar tus recorridos con los animalitos de cuatro patas del barrio, en la plataforma de Big Blue People podrás encontrar nuevos clientes en tu zona. Lo único que tenés que hacer es registrarte, completar el formulario y aguardar la validación para comenzar a crear ingresos extra. ¡A pasear!

Natalia Vivas