Adiós a las piernas hinchadas por la retención de líquido durante el embarazo. El drenaje linfático manual (DLM) te ayudará a superar ese malestar y mejorar tu circulación. Ya no más piernas cansadas o doloridas.

La hinchazón de los miembros inferiores es uno de los síntomas más habituales durante el embarazo ya que la retención de líquido es frecuente. Cuando más se evidencian es durante el tercer trimestre de gestación en piernas y tobillos. Las principales causas son la variación hormonal debido al aumento de progesterona y estrógeno que produce el cuerpo y, además, el aumento del tamaño del útero y la compresión que este ejerce sobre la vena cava dificultando el retorno venoso.

Durante el embarazo, los cambios fisiológicos y físicos son impactantes. Una persona gestante sufre un aumento de entre un 30% y un 50% del volumen sanguíneo y retiene más líquidos de lo habitual producto de un “desborde” de la cantidad de linfa causado por los cambios hormonales que sufre el organismo por lo que se recomienda este tipo de tratamientos ya que colabora para eliminar los desechos celulares de manera más efectiva. Además, el drenaje linfático favorece a la vasoconstricción de los capilares que transportan la sangre lo que conlleva a una mejor circulación y colabora, entre otras cosas, a reducir el volumen de las piernas hinchadas.

Otra de las dolencias del embarazo aparece en la espalda, ya que por la novedad del peso en la barriga, las personas gestantes tienden a encorvarse hacia adelante debido al aumento de peso (que también puede llevarlas a mantener una mala postura) por lo que este tipo de maniobras también pueden ser aplicadas en la zona lumbar.

Si bien algunas de las personas gestantes pueden preocuparse por las estrías que quedarán en su abdomen luego del embarazo no se recomienda aplicar drenaje linfático en la zona abdominal durante el embarazo y muchos profesionales, como precaución, no lo avalan ya que no lo ven cien por ciento beneficioso. En contrapartida, realizar esta práctica desde el inicio de la gestación ya sea en miembros superiores, miembros inferiores o espalda puede resultar útil como prevención incluso desde antes que aparezcan los primeros síntomas.

Desde la óptica médica, el principal objetivo del drenaje linfático es estimular el buen funcionamiento del sistema linfático, eliminar toxinas y colaborar para que el cuerpo deseche el exceso de líquido que le genera malestar.

El drenaje linfático manual reduce la inflamación y ayuda a reabsorber los líquidos generando un efecto relajante mediante suaves masajes aplicados sobre las áreas comprometidas. Preferentemente, debe ser realizado después de transcurrido el tercer mes de embarazo. Cada sesión de drenaje linfático manual tiene una duración de entre 45 y 60 minutos. En Big Blue People encontrarás profesionales calificados para hacer tu consulta y cuidar tu salud durante este momento tan esperado.

El cuidado complementario de la salud durante el embarazo con DLM debe ser practicado por un profesional. Los métodos más conocidos son el método Vodder, el método Földi y el método Leduc, cuyas diferencias son mínimas ya que todos apuntan a mejorar el sistema linfático con una acción tranquilizante y relajante.

Durante el embarazo, acompañar estas maniobras con una dieta saludable y caminatas cortas resulta un excelente complemento como así también evitar la ropa ajustada, los tacos y las medias que puedan cortar la buena circulación.

Es probable que en la primera sesión de drenaje linfático se logre una mejoría, sin embargo es necesario darle continuidad al tratamiento.

Drenaje linfático después del parto

El drenaje linfático manual también está indicado luego de parir ya que, además de mejorar el sistema linfático y colaborar en la eliminación de los desechos celulares genera una sensación de bienestar emocional.  Sin embargo, es muy importante realizar una consulta previa con el obstetra para chequear que esta terapia sea adecuada para ese momento ya que puede recomendarte que evites realizar estas maniobras en la zona abdominal por algún tiempo.

Natalia Vivas