Pasaron las fiestas, el fin de año y ya no tenemos que preocuparnos de que nuestro amigo de cuatro patas se aterrorice con los estruendos de los fuegos artificiales. Después de trabajar duro durante el año, es tiempo de disfrutar de unas merecidas vacaciones y quién mejor para acompañarnos que nuestro fiel amigo. Eso sí, para irte de vacaciones con tu perro deberás planificar todo muy bien y tener en cuenta algunas recomendaciones.

¿Dónde llevar a mi perro de vacaciones?
El alojamiento pet friendly.

Es hermoso pensar en que nuestro perro podrá compartir el merecido receso de vacaciones con nosotros. Sin embargo, será más que importante que tengamos en cuenta qué puede gustarle y cuáles son los riesgos que podría correr para prevenirlos pero, antes de todo eso ¿dónde vamos?

Últimamente existe una nueva tendencia para ir de vacaciones con perro, son considerados parte de la familia y por eso muchos hospedajes aceptan mascotas o hay lugares para pasar el día con perros sin mayores inconvenientes. Para ello harán algunas preguntas sobre el tamaño y las conductas de tu perro: deberá estar acostumbrado a hacer sus necesidades afuera y contener esfínteres y el humano responsable deberá comprometerse a no dejarlo solo por mucho tiempo o garantizar que el animal no hará desastres con la propiedad o ladrará en su ausencia.

Al momento de idear el descanso, será imprescindible que te asegures de que el lugar está preparado para recibirte junto a tu fiel amigo sin inconvenientes y que tu mascota será bienvenida, así evitarás sorpresas de último momento. Un dato: al momento de efectuar la reserva del hospedaje consultá si te cobrarán algún adicional por el animal, hay algunos espacios donde no tienen cargo extra pero en otros los consideran como un niño y se le aplica una tarifa reducida.

Destinos para irte con tu perro de vacaciones

Viajar lejos o cerca de casa puede ser la primera disyuntiva. Aquí habrá que evaluar qué tan acostumbrado esta tu perro a viajar en auto o en el medio que elijas para transportarlo. ¿Se portará bien? ¿Tolerará mucho viaje? Si el destino es más lejano, deberás asegurarte de hacer las paradas necesarias para que el can pueda hacer sus necesidades y, si viajarás en avión, pensá que generalmente van en la bodega y podría asustarse.

La playa suele ser uno de los destinos más seleccionados para ir de vacaciones. A algunos perros como los labradores o los golden retriever aman el agua, es cierto, pero el salitre del mar, sumado a la arena que se les pega en el cuerpo puede ocasionarles los famosos parches de calor por lo que será muy importante que intentes enjuagarlo (no bañarlo) para evitar este tipo de alergia en su piel. Además, deberás ser precavido con las olas, tu mascota podría confiarse e ir a nadar y tener problemas para volver por lo que se recomienda que siempre lo acompañes a jugar al agua para evitar sustos.

Lo más importante a la hora de viajar con tu perro es pensar que la familia tiene un miembro más y, por ende, deberán adaptarse todos hasta encontrar la mejor forma de viajar juntos.

5 consejos para irte con tu mascota de vacaciones

1) Las narices de los perritos, cualquiera sea su raza, son muy delicadas, por lo que si tu idea es ir a la playa o estar al sol, es recomendable que le coloques protector solar para evitar que se le reseque y se pele.

2) Evitar que se insole es una gran tarea, si hace mucho calor podés mantenerle la cabeza mojada con agua fría o buscar un lugar con sombra para poder descansar. Mantenerlo hidratado y ofrecerle agua fresca y limpia cada tanto, hará que la actividad al aire libre sea más disfrutada. En caso que no acepte líquido podés darle manzana o alguna fruta (pedacitos) que contenga buena cantidad de líquido, como el melón.

3) Las almohadillas de sus patas son muy sensibles, intentá no hacer largas caminatas por la arena caliente o por el asfalto para evitar lastimaduras que le generen malestar.

4) No olvides hacerle una valija al perro. ¿Qué objetos no pueden faltar en su equipaje? La correa, sus platos, algún juguete, bolsas para recoger sus necesidades y, por qué no, una mantita para que se eche a descansar.

5) Hacé una “chapita” de identificación. No importa que tu perro pasee con correa (siempre recomendable cuando estamos lejos de casa) para evitar que se pierda es un detalle que, en caso que suceda, le permitirá reencontrarse con vos tan rápido como alguien lo vea y te llame.

Natalia Vivas