¿A quién no le gusta recibir un masaje relajante? Esta terapia manual mejora el bienestar de las personas. Disminuye dolores, elimina tensiones, mejora la circulación sanguínea y linfática y alivia la ansiedad y el stress. ¡Yo quiero!

En el podio de los beneficios del masaje relajante se encuentra la hermosa sensación de relajación que se consigue mediante esta técnica. Si estás muy cansado y te dan un buen masaje relajante podrías hasta quedarte dormido. Además ayuda a reducir dolores musculares e, incluso, a eliminarlos por completo fomentando la flexibilidad ya que te permitirá moverte sin dificultades o molestias. Por ejemplo, si tuviste una jornada de entrenamiento en el gym o saliste a correr, es ideal que recibas al menos diez minutos de masajes relajantes en las áreas que hayas trabajado porque te ayudarán a eliminar el ácido láctico generado en tu cuerpo por el ejercicio y estimula la producción de mitocondrias que participan en el proceso de la adaptación al ejercicio de resistencia.

En este aspecto, además alivia dolores de cintura ocasionados por largas horas sentado frente a tu computadora o una vida sedentaria que inevitablemente causa tensión muscular. Un masaje relajante también puede ser muy eficaz para disminuir dolores causados por condiciones como la artrosis que puede ocasionar no sólo dolor sino también rigidez en las articulaciones.

Si te realizas masajes musculares para reducir alguna dolencia, probablemente disminuirás la cantidad de antinflamatorios, analgésicos o relajantes musculares para que el cuerpo no te duela y esto se traduce en ¡un organismo más saludable!

A nivel orgánico mejora la circulación sanguínea (más aún si está técnica se combina con el masaje linfático) y colabora en la eliminación de toxinas y células muertas que el cuerpo pueda tener facilitando la regeneración celular. 

En lo que a masaje abdominal refiere, también mejora la digestión haciendo que problemas como el estreñimiento o los cólicos queden en el pasado y que los gases se transformen en un mal recuerdo gracias a los movimientos manuales, posturas y ejercicios que estimulan la vesícula biliar y el hígado.

Los masajes relajantes pueden eliminar el cansancio corporal, aportar energía extra y mejorar el sistema nervioso ya que con el masaje los dolores se reducen o desaparecen, por ejemplo, eliminando constantes padecimientos de espalda o de cabeza descargando la tensión que acumulan. El trabajo, la familia o las mudanzas dejarán de ser agentes de cansancio que afecten tu cotidianidad, un buen masaje te generará efectos positivos tanto en el aspecto físico como en el emocional, mejorará el estado general de tu organismo y estimulará tu sistema inmunológico por lo que los resultados se verán reflejados también en tu salud al aumentar las defensas naturales del cuerpo.

Otro de los reconocidos beneficios del masaje relajante es que ayuda a reducir el stress ya que disminuye los niveles de la hormona cortisol que se produce en el organismo en cantidades cuando el cuerpo está sometido a grandes cargas emocionalmente negativas. Además reduce los síntomas de ansiedad y depresión.

Podría parecer una tontería, pero el último gran beneficio de esta lista es que los masajes relajantes no generan efectos secundarios. Si son realizados de la manera adecuada por un profesional únicamente aumentará tu sensación de bienestar y gozarás de los beneficios del masaje.  Vas a relajar tu cuerpo, te sentirás mucho mejor de esa contractura lumbar que te atormenta en la espalda, vas a prevenir calambres y esa fatiga muscular provocada por el ácido láctico y la tensión muscular después de hacer ejercicio y vas a dormir mejor.  

Natalia Vivas