El Registro Nacional de Cuidadores Domiciliarios admite cualquier mayor de 18 años con formación en cuidado de personas. Con la inscripción quedará en la base pública de consulta y podrá continuar con su formación gerontológica online. 

Todas aquellas personas que posean un certificado de formación como cuidador domiciliario o título de auxiliar gerontológico con perfil socio-sanitario, mayores de 18 años podrán realizar su inscripción de manera on line.

Los requisitos para la inscripción son el certificado de cuidador domiciliario de 200 horas o más (en caso de tener entre 80 y 199 horas la inscripción las registro se podrá iniciar pero será necesario aprobar un curso virtual complementario), foto 4 x 4, DNI, datos de contacto de la institución formadora  y ser mayor de 18 años.

Con la documentación en mano la inscripción en el Registro será muy sencilla. Primero será necesario tener cada archivo escaneado (también puede ser una foto tomada con cualquier celular y bajada a la computadora) y verificar que ningún archivo pese más de 2MB para poder incorporarlo en la web. Allí mismo, habrá un formulario que deberás completar con tus datos y adjuntar a la documentación anterior. ¡Ojo! Para completar la inscripción hay que aceptar los términos y condiciones estipulados por el Registro por lo que será necesario prestarles mucha atención y leerlos antes de hacer click para no encontrarte con sorpresas una vez que lo hayas enviado.

Una vez que completaste este proceso, el registro te dará una respuesta en los siguientes 30 días HABILES. Y aquí otro detalle: No son días corridos ni es un mes, son 30 días hábiles por ende no se contemplan los días sábados, domingos ni feriados y hace que esos treinta días se extiendan aproximadamente por un mes y medio. Una vez completado el trámite, y pasado el tiempo de respuesta, el Registro te otorgará una credencial intransferible con tu número de usuario que indica que fuiste admitido y que estás en condiciones de trabajar.

La web es muy amigable, posee todos los formularios adicionales y hasta un instructivo para que puedas hacer tu incorporación al Registro Nacional de Cuidadores Domiciliarios de manera simple.  Además el trámite es gratuito y no necesitas de la gestión de un tercero para poder acceder a él.  Si no te llevas bien con la tecnología, también podés hacer el trámite personalmente o por correo postal pero será muy importante que no te olvides de incorporar cada documentación requerida para que acepten tu solicitud.

En caso que estés pensando en volverte un cuidador de personas mayores también encontrarás la posibilidad de realizar un curso de formación gratuito sin importar en qué parte del país te encuentres ingresando a la misma plataforma.

Ya tenés tu certificado, ¿y ahora qué?

Si ya cumpliste con los requisitos administrativos es porque cumplís con las características personales necesarias para ser un buen cuidador de personas mayores. La vocación de servicio es indispensable para dedicarte a estas tareas y desempeñarlas con paciencia y empatía.

Los adultos mayores  tienen necesidades complejas y requieren cuidados específicos según cada caso. Habrá que estar atentos a su cuidado personal y a sus desplazamientos dentro del hogar para evitar accidentes. Si compartís varios días a la semana, puede resultarte muy útil generar una rutina que estimule su actividad física o cognitiva para que el adulto mayor se sienta integrado al mundo exterior. Si es posible hacer paseos cortos, como dar una vuelta a la manzana, o algún ejercicio de estiramiento dentro del domicilio puede resultar beneficioso tanto para su salud como para su estado de ánimo ya que se mantendrá activo. Otra posibilidad es promover actividades cognitivas, como completar un crucigrama o armar un rompecabezas, para mantener sus capacidades mentales el máximo tiempo posible para fomentar la memoria, la atención, la retención de información, su codificación y almacenamiento. 

Natalia Vivas