Al momento de buscar el máximo confort con un aire acondicionado, el ideal es un equipo de frío/calor que pueda ser utilizado tanto en verano como en invierno pero ¿sabés cómo cuidarlo?

Algunos equipos cuentan con un sistema de autolimpieza que ayuda a evitar la acumulación de polvo y humedad pero no siempre es suficiente para eliminar gases y malos olores. Por eso a los equipos se les debe hacer periódicamente una limpieza de los filtros de aire acondicionado y una limpieza del desagüe para evitar que el aparato baje su rendimiento (o deje de funcionar) por obstrucciones e impedir daños causados por el agua en el hogar.

Los filtros absorben las partículas de polvo para evitar que lleguen al ambiente y para mantener el aire limpio. Son simples de localizar si se cuenta con un aire acondicionado split ya que se encuentran en el interior de la parte frontal de los equipos y, para sacarlos, alcanzará con levantar esta parte con cuidado y presionar suavemente hacia afuera para sacarlos.

Los filtros de aire acondicionado pueden limpiarse de manera simple enjuagándolos con agua tibia, quitando el polvo con la mano y NO utilizando ningún producto abrasivo por ningún motivo ya que éstos podrían dañarlos. Por su parte, el desagüe, puede reconocerse fácilmente ya que es el tubo de plástico rígido que sale por uno de los laterales del equipo  de aire acondicionado y por el que debe caer el agua por su propio peso gracias a la altura en la que fue colocado. Sin embargo, con el uso, este tubo puede obstruirse o taparse; lo que hace imposible que el agua fluya ya que no tiene presión dejando al aire acondicionado sin las condiciones óptimas de funcionamiento. Hacerlo chequear por un profesional antes de que comiencen las temporadas de invierno o verano hará que evites problemas de funcionamiento y derroches energía eléctrica.

¿Cómo preparar tu aire acondicionado para el verano?

En Argentina los veranos cada vez tienen temperaturas más altas y para guarecerse del calor, nada mejor que tener un aire acondicionado que funcione bien para refrescar los ambientes del hogar. Los aires acondicionados son aparatos eléctricos pero también utilizan gas para enfriar el aire. Si la carga de gas baja, dejarán de enfriar. Por eso es muy importante que antes de sentir que el calor es tu peor enemigo controles que tu equipo cuenta con el gas necesario para afrontar los siguientes meses. Además, es recomendable revisar el termostato ya que si no detecta bien la temperatura exterior puede enfriar menos de lo deseado o directamente no hacerlo y ocasionar grandes gastos de energía eléctrica.  Para realizar estas tareas, será necesario llamar a un profesional calificado que verifique si tu equipo tiene la cantidad de gas esperada o si hace falta una recarga.

¿Qué hacer con tu aire acondicionado en invierno?

Pasaron la primavera y el verano, el aire acondicionado funcionó excelente y ahora está por llegar el frío. Al igual que en verano, el gas del equipo será la estrella. Para que cualquier aire acondicionado expulse aire cálido o frío, en su interior produce cambios de estado del gas refrigerante y esto es lo que hace que el aire mantenga la temperatura deseada de la habitación por lo que habrá que verificar nuevamente que la carga sea la correcta para su funcionamiento. Si no es así, no dudes en llamar a un experto para que lo recargue.

Un problema frecuente es que al encender el aire acondicionado el equipo expulse aire que huela mal. En muchas ocasiones una limpieza de los filtros no solucionará el problema de mal olor ya que este es ocasionado por la acumulación de suciedad y humedad que existen dentro del equipo que, al juntarse pueden hacer proliferar hongos o bacterias que causan estos olores. Para resolver este problema será necesario realizar una desinfección, tanto de los filtros como de la unidad interior y, como el problema es el agua que se queda acumulada dentro de la máquina, será mejor que lo vea un profesional.

La mayoría de las marcas incorporan en sus manuales cómo limpiar el aparato y con qué frecuencia y productos hacerlo pero es muy importante que un profesional realice el mantenimiento de tu equipo antes de comenzar con el uso diario tanto en verano como en invierno para evitar cualquier problema. Por ejemplo, si los filtros se encuentran con mucha acumulación de polvo la potencia de enfriamiento puede bajar hasta 10% y, en consecuencia, habría que poner el aire acondicionado a temperaturas más extremas para obtener el resultado deseado gastando más energía eléctrica y nadie quiere derrochar energía eléctrica, ¿o sí?

Natalia Vivas