Actualmente los países desarrollados no conciben su vida cotidiana sin las comodidades que ofrece la energía eléctrica. Tanto es así, que el avance de las nuevas tecnologías ha convertido el papel de los electricistas en un rol indispensable a nivel social ¿Qué sería del siglo XXI sin la electricidad?

Un electricista diseña, ensambla, instala, prueba, determina los fallos y repara cableados, elementos fijos y dispositivos de control electrónicos, entre otros tipos de equipos relacionados. En tal sentido, deben resolver inconvenientes tomando en consideración variables concretas e incluso, situaciones estandarizadas. En ocasiones, estos profesionales deben responder a llamadas de emergencia y realizar las reparaciones requeridas.

herramientas-electricistas-1024x652

Por lo general, los electricistas trabajan de manera autónoma. Sin embargo, estos profesionales suelen ser contratados por contratistas eléctricos, jefes de obra, departamentos de mantenimiento de edificios y otros establecimientos. En virtud de ello, trabajan en conjunto con los servicios externos de mantenimiento, producción y de ingeniería. 

giphy

Seguro a la hora de pensar en la labor de un electricista se vienen a la cabeza trabajos sencillos, relacionados con los hogares. Aunque en realidad se trate de un campo que abarca muchas más competencias. De hecho, estos profesionales son los que se encargan del desarrollo de las instalaciones en general, así como de sus correspondientes reparaciones.

Ese mito se rompe cuando uno echa un vistazo a algunas de sus funciones:

  • Leer e interpretar planos, esquemas y bocetos de elementos eléctricos, diagramas de circuito y especificaciones de códigos eléctricos para determinar la disposición del cableado en edificaciones nuevas o existentes.
  • Ubicar e instalar una amplia gama de equipos eléctricos, a fin de garantizar una operatividad ecológicamente responsable y segura:
    • Instalar, alterar, reemplazar, reparar y mantener componentes de iluminación y equipos de control y distribución eléctrica, tales como interruptores, relés, sensores, tableros de distribución y demás componentes o artefactos eléctricos.
    • Instalar, examinar, reemplazar y/o reparar generadores, alternadores y baterías industriales de almacenamiento.
    • Entretejer y unir conductos y cables.
    • Fabricar paneles de control y realizar la revisión del cableado.
    • Conectar equipos de audio y comunicación a la electricidad, así como dispositivos de climatización y de señalización.
  • Detectar fallos y aislar los desperfectos o averías presentes en sistemas eléctricos y electrónicos, además de desinstalar y reemplazar los componentes defectuosos.

Un oficio para toda la vida

A pesar de que no se necesite tener una licenciatura para poder ser electricista, los programas o cursos de prácticas tienen un propósito similar. Cuando un electricista logra combinar años de estudio en aulas, con la capacitación práctica bajo la tutela de un electricista de mayor jerarquía, obtiene bases sólidas que le permiten tener una carrera para toda la vida

En los últimos años, las plataformas digitales han abierto terreno firme para esta profesión. Ya que otorgan una inmejorable oportunidad de acción, concentrando el mercado en un solo lugar. En ese sentido, Big Blue People es una de las mejores, brindando de manera práctica un sistema de financiación y promoción que permite llegar a miles de clientes. 

giphy-1

Existe mucha competencia para las vacantes de prácticas de electricistas… por una razón muy simple: los salarios. Los salarios de estos profesionales pueden alcanzar o incluso superar los de muchas ocupaciones para las que se requieren licenciaturas. Además, la necesidad de los servicios de los electricidad a lo largo de la historia de alguna manera aseguran la paz mental, por ser un oficio necesario y consistente para la sociedad.

Guillermo Naveira